Skip links

Cómo cambiar la base de cotización de los autónomos

Los autónomos tienen la posibilidad de cambiar la base de cotización, siempre situándose entre el mínimo y el máximo.

Es una base que se utiliza para calcular la cuota que los autónomos abonan cada mes. En este sentido, la gran mayoría de los autónomos tienen que pagar la base mínima.

Si tenemos en cuenta que la base de cotización de los autónomos es la que termina determinando la futura pensión de los mismos, una gran cantidad de autónomos tendrán una pensión realmente baja en el futuro, pudiendo llegar a ser hasta de solo un 40% respecto a la media de los trabajadores.

cambiar la base de cotización

¿Cuántas veces al año se puede cambiar la base de cotización?

  • Es muy importante que no pierdas de vista el hecho de que se pueden pedir hasta 4 cambios en la base de cotización al año. De forma general, estos cambios pueden coincidir con cada uno de los trimestres impositivos de los autónomos.
  • Esto quiere decir que es posible regular la base de cotización por cada una de las declaraciones que se realizan de forma trimestral cada año.
  • La petición del cambio de la cotización para los autónomos se puede hacer de varias formas, tanto telemática como presentándose en una de las oficinas de la Dirección Provincial de la Seguridad Social.
  • Sin embargo, ten en cuenta que los medios digitales son la opción más recomendable para poder agilizar todo el proceso de los trámites.

¿Cuál son los plazos para el cambio?

Es muy importante tener en cuenta que hay una seri de plazos para poder solicitar el cambio en la base de cotización y que sus efectos se puedan ver reflejados:

  • Petición de cambio entre el 01/01 y 31/03, produciéndose el cambio de la cotización para el 1 de abril.
  • Cambio entre el 01/04 y 30/06, generando el cambio de la cotización para el 1 de julio.
  • Procesar el cambio entre el entre el 01/07 y el 30/09, generando el cambio de cotización para el 1 de 1 de octubre.
  • Petición de cambio entre el entre el 01/10 y el 31/12, generando el cambio de cotización para el 1 de enero.

¿Cómo se puede modificar la base de cotización de un autónomo?

El cambio de base tiene que ser gestionado de forma autónoma a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social a través del Certificado digital, usuario y clave de acceso (o Cl@ve PIN), por lo que no se puede hacer de forma presencial asistiendo a una de las oficinas.

En caso de que no tengas un ordenador, puedes presentarte ante la oficina más cercana de la TGSS, en donde podrás encontrar ordenadores disponibles para realizar los trámites.

Para hacer el trámite únicamente tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. Ingresar a la Sede Electrónica de la Seguridad Social.
  2. Ingresar utilizando tu identificación.
  3. Cuando estés dentro verás que aparecerán todos los datos de tu base actual.
  4. Lo único que tienes que hacer es elegir el cambio de base. Conforme las opciones que te hemos mencionado anteriormente, aparecerán un espacio para que puedas incluir la base de una forma manual.
  5. Cuando hayas ingresado los cambios de tu base, tendrás que seleccionar la opción “Continuar” y verás que aparecerá en la pantalla un documento PDF que puedes descargar o imprimir.

Como puedes ver en realidad es un proceso bastante sencillo por lo que no deberías tener muchas complicaciones en el momento de realizar dicho trámite.

¿Cuándo se recomienda aumentar la base del autónomo?

Para poder responder a esta pregunta adecuadamente tenemos que abordar distintas situaciones relacionadas con la base de cotización:

Una facturación que esté por encima de los 2.000€ mensuales

  • Tener el control sobre la facturación es realmente importante cuando se quiere delimitar cuánto se puede cotizar. Cuando se tenga un determinado volumen de ingresos mensuales, los especialistas recomiendan subir la base de cotización.

Generalmente el cálculo que es admitido es el siguiente:

  • Cuando se cotiza por encima de la base mínima, se tiene que abonar 283,30€ todos los meses.
  • A dicha cantidad se le tienen que sumar los gastos que estén asociados a la actividad profesional. Al igual que el IRPF y el IVA.
  • Teniendo en cuenta que lo más recomendable es que después de los impuestos, queden unos 1.000€ de ingresos netos, la referencia que se ha establecido para conseguirlo es que se facture más de 2.000€ mensuales.
  • Cuando se ha llegado a este punto, se tiene que poner en la balanza si realmente 1.000€ de ingresos netos son más que suficientes para tu situación familiar o personal.
  • Si este es tu caso, entonces ahora tendrás que determinar si los beneficios de cotizar por una base superior realmente te compensarán: más presión, más protección social (en caso de baja) y las demás ventajas que estén relacionadas.

En caso de que no se quiera seguir siendo autónomo

  • En caso de que hayas decidido desarrollar más tu negocio o en caso de que hayas decidido que no vale más la pena y prefieres ser un trabajador asalariado, entonces debes de preguntarte si debes de aumentar tu base de cotización.
  • Tienes que recordar que desde el 1 de enero todos los autónomos cuentan con su derecho a la prestación por cese de actividad.
  • En caso de que esta prestación dependa de la base de cotización para poder cobrar, tendrás que haber cotizado a lo largo de los 12 meses anteriores al cese.
  • La cantidad del subsidio que te corresponderá será del 70% de la base reguladora. Por lo tanto, si has estado cotizando por la base mínima, que está en alrededor de los 944€ mensuales, te corresponderán cerca de 661€ mensuales. Es una cantidad algo baja.

A partir de los 42 años

  • Cuanto menos pagas menos recibes y viceversa. Esto es algo que también se aplica a la pensión. La pensión es algo que preocupa bastante a todos los autónomos, además de que se ha propuesto que la pensión sea calculada teniendo en cuenta toda la vida laboral.
  • Es realmente importante tener en cuenta que la pensión media de los jubilados es de 680€ mensuales, lo que suele estar por debajo del promedio de los asalariados.
  • Cuando un trabajador por cuenta ajena tiene pensado recibir una pensión más alta, entonces será necesario que abone una cantidad de 1.220€ mensuales y que perciba 2.659€ cuando esté jubilado.
  • Está claro que esto es un extremo, pero no cabe duda de que cuando llegamos a cierta edad una de las mejores cosas que podemos hacer es pensar en nuestra pensión.

Es muy recomendable que tengas en cuenta todos los factores que se han repasado en este artículo para que puedas amentar tu pensión, incrementando tu base de cotización a partir de los 42 años.


¿Tienes alguna duda sobre los cambios en la base de cotización?

Si es así, contacta con nuestro equipo de GAC

Deja un comentario